viernes, mayo 15, 2015

Al ver verás

 
 
 

¿Era o no, una Sirena?

Bajo el tinto sudor

Brillaban las variantes...

La marinería exaltaba la figura del tahúr

Mientras el fantasma de la forma

Avanzaba por el barro lentamente

Llenando de improviso una huella

Con la córnea exultante:

¡Parecían escamas de Sirena!

Ella, ante la evidencia, ni siquiera se mosqueó...

¿Era, o no era, una Sirena?

 

El agua de los ríos

Las piedras de los lechos

Y el sabor de los helechos

En su boca apretada:

¿Algún amor en la otra orilla?

Tal vez fuese sólo un pescadito

Con aletas de cristal

(Y una gran cola de mojarra)

 

Insurgencia

Y requete recontra insurgencia...

Cuando el sol se levantó, el día era ya viejo

Y así también en el pellejo

Se asomó ese pinche vello

De un albear desobediente

No...

No puede ser una Sirena

Porque la ví sufrir

Y es muy fácil hacerla reír...

 

En mi cerebro

Bajo el sol (con la siestita)

Se abrieron en abanico

Las ingles de las galesas

Mientras en el baldío

El yuyal crecía con brío

 

Montañitas picudas

Comenzaban a desplegarse

En un fondo "azulejo"

(Pongamoslé)

En tanto ella (insistente)

Se proponía meter todo el mar

En un hoyo

Vaciado con un palito

 

Pero tal vez no fuese una Sirena…

Quien ya no tiene, ni el enhebrado resto

De un pucho de amor

Pa' regalar

Quizás pueda escamotear un recurso

Y en el doble lazo de su relación imposible

Dejar bien amarrado un misterio

 

-¿Usted puede dar cuenta de lo que está diciendo?

-Si señor

-¿Ante un superior?

-Si hiciera falta...

-¿Era o no era una Sirena?

-Mire, mientras supo acontentarse

La verdad es que a mí

Me dió siempre lo mismo:

Endispué , ya medio se me volvió pantera...
 
 
Texto: Eduardo Magoo Nico
Foto: Eduardo Magoo Nico