sábado, abril 23, 2011

La sonrisa de Homero




Se parte al medio
Se dibuja
La sonrisa de Homero
Se desliza en targos
Bajo una mano que desflora
(Cargada de gruesos anillos)
La prieta calza de red.
Allí enclavada está, la sonrisa de Homero
De cuyos ojos fijos
Una linea abre en arco
El triángulo oscuro, que se prolonga
Más allá de sus labios
Trompudamente macizos
En el filo lateral...
¡La gran sonrisa de Homero!
Que nace desde la oreja
Demasiado redonda
Demasiado perfecta
Para ser la emergencia
De su solo (puntual) agujero.
La sonrisa
La sonrisa de Homero
Un modo femenino (se diría) de llevar-lo puesto.
Y todo un mar por delante...
Que bien podría ser un cielo.
Un trazo azul que se eleva entre las piernas
La cabeza inscripta en esa clara masa circular
Que delimita a poniente, una hendidura,
Una profunda nervadura de arrayán.
(Ojo al guardabosque: una cosa es que se diga, Rosamel Araya
Y otra muy distinta: Ze-la-ra-yán)
Yo digo que viene desde muy arriba,
Que parece recién hechita, con La Gotita
Su adhesión original...
Hay una abertura sin embargo
Que se encava en la geometría (no Euclidiana)
De un fragmento de cachete
Que perfora sin remedio
La soberbia nuca de Homero
Y atraviesa rectamente el zig zag
De su único pelo lateral...
Porque es un Homero que está contento
(Realmente contento)
Directo a los ojos, lo mira
Una inmensa estrella fugaz.


Texto: Magoo
Ilustrado por: Gustavo Piccinini