domingo, diciembre 15, 2013

Espera de un lunar




¡Ay! De debajo del agua
Siguen tirando y tirando
Unas enormes ruedas de tractor
(¿Mágico Zeus o Magirus Deutz?)
¿Por qué no harán huelga, digo yo, los de la cuerda?
¡Que se aten con ella al reflejo de un neutrón!
(Pobre reflejo de lana, tan atada tiene a su ama)

¿Pero qué hacer con este nuevo fastidio?
¿Jardines rodantes?
¿Círculos de yerba buena?
¿Hamacas para gigantes?
Como si no tuviésemos ya bastante con el Mundo
(Con toda su redondez)
Para ocuparnos, además
De estos otros horrendos agujeros...
¿De las rosquillas voladoras, de las arandelas, o de las tablas de toilette
También habremos de ocuparnos?

¡Y si dejaran de una vez en paz a ese hombre
Con su bonita cabeza de pato!
¡Es que no ven que tengo ya los pies empalmetados!
¡Que sólo quisiera bañarme
En las tibias aguas del cálculo egoísta!
(Se han enfriado bastante últimamente, por cierto)
¡Un partidito de fútbol cada tanto, joder!
¡Ver al Inter en tevé!

¿Qué dicen esas voces?
¿Que debería hablar yo con algún Humano?
¡Al menos una vez al mes!
Podría ser agradable... (pues)
Quizás con alguien que tuviera verdaderas ambiciones...
De parecer humano
¡Uno que tenga orejas, como Rainer!
Que finja al menos entender...

¡Pero no tiréis más de esa cuerda, por dios!
Tanto es el botín que pretenden, ¡estos pelafustanes!
Que cargan sobre sus hombros
Bastante más de lo que podrían seguir arrastrando
Y (aiaiai) con el reflujo
Terminarán, otra vez
En el fondo  

Y sin embargo, allí enfrente
Coronada por el abrazo más ceñido
(Plena de su noche)
Ella recorre las tres cuadras
Que son cada vez
Como tres enormes estadios en la nieve...
¿Hallará de regreso y junto al fuego
En el muelle fuelle, ese suave soplo
Que la hará feliz?

"Tímida, Endeble, Vulnerable"
¡Análogamente inmensa!
Contemplarla desde el charco
Me acarrea algo de culpa... ( poca)
(¿No será el cínico una especie de cretino al revés?)
 En ese blanco sobre el blanco
Del salar bajo la nieve
Y en esas ubres como cuernos 
De la luna de sus toros
(Que la están siempre deseando)   
Aún más bella e insolente que en mi sueño
Ella sigue su camino...

Y como agua gira su indolencia
Y así también las sombras
Que se vuelven contrarias
En el "cadauno-es-cadacual"
De sus dos hemisferios
Como diosa-pajarillo
O colibrí de turba
O como deshabitada aún (de su deshabillé vienés)
Yo quisiera dejarla:
"Entre comillas"

¡Ay, de mí!
Cerrar este mi aleteado cielito (del sí)
Con su Gran Cielo en la frente
Que me fija y clava:
¿Tendré que morir otra vez?

( Espera de un lunar para tocar cuando duermo)


Ilustración: Guillermo Giampietro (período grupo "Cucaño").
Texto: Eduardo Magoo Nico.
Gráfica: Gustavo Piccinini.