sábado, enero 21, 2006

Nu-Nu




Lo que queda de su imagen en un charco

(Ese resto infame)

El tigre lame

Cristal de lilas

Busca, bucanero

Estar juntos era espléndido

Las venas llenas de existencia

El Destino no es después de todo

Mucho más que aquel condensado que fue la infancia

Que la vean todos: ¡La queremos izar!

Nuestra dicha

¡Abrirla al cielo!

Es que olvidamos demasiado pronto

Aquello que nuestro vecino

Aprueba con sorna

O envidia



Una hora de existencia

Algo entre dos tiempos

Apenas medible con las medidas del tiempo

Nuestra vida hizo cauce (causa) transmutando

Y aquello que está fuera de nosotros desvanece en formas

Siempre más mezquinas

En ningún lugar habrá ya Casa…

Cuántas veces corrimos y corrimos

Por superar al amado compañero

Jadeando en la carrera más beata

Hacia la nada, hacia lo abierto

Para quedarnos suspendidos

En el silencio más extremo



No habrá jamás mundo sino en nosotros

Nunca habrá Casa

Porque nuestras vidas transcurren transmutando

El río que hacemos es de lágrimas

El cristal que nace entre las rocas

Es noche, Ghnaua

Y el Nagual que lame

Y el Jaguar que llama

¡Nena, nenita!

A tus puertas

Golpeando

Justo debajo de la lluvia

Tan de ojos fijos

Que si acaso se rompiera

Su rojo brillo

Ardor de lilas

En esa hora de la siesta

Con las uñas que se abren como erizo

Y con todo el arco tenso de la jungla

En nuestras venas...



Mastica y escupe el sapo

Mastica y escupe el sapo

¡Mastica!

Cuando el Nu-Nu llega

Es como si te explotara dentro

La Facha

Texto: Eduardo Magoo Nico
Foto: Alejandro Pi-hué

2 comentarios:

Adriana Briff dijo...

Que terrbile belleza. Gracias Magoo.

Adriana Briff dijo...

Que belleza tan profunda. Gracias Magoo.