domingo, mayo 18, 2008

Leimon








-Como pasto (verde) te comería
Como pasto
Y por mi esófago el pastito
Pasaría
Como un vino que se espuma
Haciendo hilillos en el surco

Así al Biguá caballar
Se le espejaba
El rosado prado de las viñas
(Que) tirando del arado
De la donosa Pasto Verde
(Quilla profunda y contrabalanceada popa )
Bien supieron cultivar

-Como lobo te comería, por tus ojos

Al caer la tarde
Y con el vino
Reposan los animalitos
Cansados de galopear
En su jaula de huesos

-Yo, luna tibia

Ella sueña entre arcos
Con la resurrección de una flor del rosedal:

-Quien no conoce los besos de Afrodita
No sabe de qué están hechas estas rosas...

-¡Ay, ay, ay! Habría que morirse
Al menos una vez, antes de morir
Para poder elegir, ser otro (¿potro?)

Le decía el Biguá a Dionisio (peoncito caballerizo)
Mientras éste le escanceaba el vino, con el agua helada
Que venía del molino

-¿Y qué animal querrias ser vos? ¿Un colibrí, acaso?¿Un toro, una serpiente…un pez?
-Un padrillo de cabaña.
-¿Una yegua que tire el carro?
-Ya sé. Un actor de film porno, con mucho movimiento de labio, como Mister Ed.
-¡Wilbur!!! ¡Ja! Esa sí que está buena.

Biguá, que atraviesa todos los estadios de la borrachera
Yace en los brazos de Baco
Inclinando la testuz sobre un costado del bebedero
Esta echado de panza
Sobre un gran charco rojo sangre
(El sol, en tanto, está queriendo ponerse)
A la Pasto (verde), él la llamaba Victoria
Cuando se estaban por conocer
Aunque ella decía ser lunática: Selene
Como parva de avena fresca, le pareció
Tan linda
Toda embutida de carne en una pielcita
Hecha ya, de toda ternura
Y como Mete (la Embriaguez)
Un poco en curda

-¿Qué nuevos pastos veré?
Adios pastitos adiós
A vuestros lechos silvestres
Adiós:
Muero como cadáver de amor
Deseoso de su destino

Pero antes de que el Biguá se nos muera
(Ésta, su primera vez)
Yo-Dionisio voy a hacer que les cuente
Al menos un cachito
(Pues lo que no es cuento, no hace parte de la Historia)
Cuánto ella, Es:

-En verdad, la Pasto, es una joven Luna
De inalterable efigie
Sus pechos son torreones
Sin piquito
Pero contentos
Sus ancas
El agua equina
Que destila miel en la fuente de Pegaso

¡Por Baco!
¿No es acaso Selene, esa que ahora se baña
En su imagen sobre el agua?
Es ciertamente ella, subida en lo mas alto del molino
La que desenreda y poda la hiedra
Que lo está devorando

-Todas cumplimos nuestro destino de hembras

(Dice a vos en cuello, como para que la sienta un vasto público inexistente)

-Así las señoras, como las demás...

(En este aparte, el divino co-Autor se confiesa
¡Si supieran cuánto añora su teatrito de Atenas!)

-Mi oficio secreto, debo decirles, ha sido siempre
El de bordador de perlas
Yo bordo “perlitas”
Frases encontradas
Relinchos propios y ajenos

En todo poema implacable
Hay un minuto feroz
Tan duro
Que no pasa nunca
Que como una catarata de cajón
Detiene el tiempo

Yo: Baco, como fiera
Me comí el reflejo
Yo: espejo
(Que eviscera, que descuartiza)
La Naia la Noia la Noria

Ahora es el Abiguazado Yeguarizo
El que despierta, y dice (se dice, le dice)
Cuando la escena queda casi a oscuras:

-Esa estrella que está saliendo
(Que se despega, amor, que nos despega)
Es la estrella del perro chico
Llegó la Canícula
El momento más caluroso del verano
La estación de la vendimia

-¡Habrá que darle al canasto!

Dijo la Pasto, como un Faro,
Fijándonos desde lo alto.


Texto: Eduardo Nico (Magoo)
En audio: Poema dramatizado por Héctor Ledo, con la colaboración especial de Rosalba Gravina.

No hay comentarios.: