jueves, septiembre 07, 2006

La aguada


Cada vez que se abren las piernas o la mente
La idea de espacio y de tiempo
Nos penetra
Sólo las compañeras de la reina de los infiernos
Saben mitigar con su arte
Esa angustia mortal (la de la muerte)
Las diosas del mar amaban salvar desesperados
Se las arreglaban bastante bien además
Con los oráculos

Se cuenta que todas ellas (las Sirenas)
Nacieron de un cuerno de Acheloo
Arrancado por Herácles
Linda cría
(Todas putas salieron esas chicas)
El padre, en cambio, que la iba de toro
Era un pescadazo generalmente beodo
(En otras palabras, un verdadero Artista)

"Sotto il torrido cielo d’Argentina
Al caldo suono della mandolina"

Decía el tango
Con el que cerró Acheloo el concierto
De la que sería
Su última tournée Olímpica
La cantante (una bailarina Uzbeca)
Con un cortísimo y brillante vestidito
De escamas de salmón
Profundamente escotado en la espalda
No hacía otra cosa que mostrarla...
¿Por qué siempre tan avara de palabras esa chica?

Dejemos el argumento del miedo para los tontos
Y el hecho de que hablara ruso, para los ignorantes
Él, no le deseaba algún mal...
¿Delirio omnisciente sobre las delicias del onanismo?
No parece éste su caso
¿Frenesí Ofeliano en las palabras (no dichas)
Sobre el glande femenino?
Es mejor no insistir con el argumento
(Quiero desacreditar, en todo caso, la idea de un diálogo)

Pero la sombra azul que dejaban sus silencios
La horma abismal del tono, que adquirían sus dichos
En el canto
Deslumbraban
Todo su arte era un juego dónde la idea de Antitierra
Era el mito fundante

El de la Cornucopia Ababosada
(Aquel Look, era el apodo que le agenciaron en los bailongos, al quetejedi)
Se preguntó una vez más, dónde
En cuál otro profundo pozo de esperanza
Podría recoger a pelo de agua, un mayor reflejo
De estrella naufragante

Extraño el efecto que le producía sentírselo decir
Al amigo escribiente
Como una frase musical mal repetida
Una escena proyectada antes de lo debido
Un error, en el itinerario del tiempo
Él, que ahora se queda pensativo
(Perdido en el Antipensamiento)
Durante un intervalo largo
Ofrece su perfil al lector y a sus recuerdos:
En otros mundos más profundamente morales
Tal vez existan consolaciones
Que permitan hacer feliz, a quien se ama
En éste, sucede todo lo contrario
Sobre este escenario, un dios atento
Nos empuja a la tragedia
El mismo dios, que nos dice cada tanto, desde adentro
"La vida es una vergüenza sin amor

La vida es una vergüenza…"

Texto: Eduardo Magoo Nico
Ilustraciòn: Gustavo Piccinini (perìodo ENGRUDO).













No hay comentarios.: