jueves, septiembre 07, 2006

Efímero en abrojos

De improviso te puede invadir
La súbita necesidad de hacer cosas
Que nunca has hecho
Puedes encontrarte rengueando una mañana
Al salir a caminar
Y de regreso a casa
Comenzar a ladrar y caminar en cuatro patas

De improviso te pueden invadir
Y sentirte atravesado repentinamente
Por cientos de animales en fuga
Pero esa sensación extraordinaria
Es igualmente menor
Respecto de la velocidad de tu sangre
Podés llegar a pensar que te está por explotar el corazón

A veces la gente del campo
Se reúne a tu alrededor para mirarte
Pero el ruido del flujo es tan fuerte
Que cubre todo lo que rumorean
Y el dolor es tan grande
Que quisieras morir para no sentirlo más
Pero no morís

Al final cuando el dolor se aplaca
Te adormentás
Y en el sueño te preguntás para qué sirve dormir
Ese sueño sin sueño y sin imagen
Ese efímero vivir entre abrojos
Nada podrá entonces suceder mientras no te despiertes
(De esa pequeña eterna muerte)

Entonces al abrir los ojos
¡Te descubrís siendo un Dios!

Todo asume un carácter exorbitante
Sentís una fuerza física explosiva
Y tu mirada es tan aguda
Que ves a los animales de presa
Antes que ellos te descubran
El ritmo de la selva fluye armónicamente por tus venas
Y las plantas parece que se inclinaran a tu paso

Esta es la estación reservada al poderío de las almas
El período de las trampas
Y mi espíritu saliendo del cuerpo yoico
Se prepara para la caza
Durante el tiempo de las trampas
Se debe reducir al máximo la dieta
No cojer con ningún tipo de bicho o de mujer

No matar animalitos al pedo
Ni siquiera aquellos que vienen casi a pedirte por favor
Que los revientes
Los animales hablan mucho entre ellos
Y matando alguno no se haría otra cosa
Que provocar inquietud en sus espíritus
Siendo así estarán alerta


Dirán al tapir que ese otro tapir
Que se acerca y sonríe
No es más que el simulacro de un alma humana
Y la trampa fallará
Vermes, larvas y termitas, pueden ser comidos
Pues no saben hablar
Como los otros animales

Y también las tortugas
Y los perezosos
Porque hablan tan lentamente
Que el nivel del río habrá descendido
Los pantanos se habrán secado
Y el período de las trampas habrá terminado
Para cuando ellos concluyan

Es importante encontrar un sendero
En el que las huellas pasen entre dos árboles
Y construir un arpón sólido
Emplazándolo a la altura del corazón
Para que sea mortal
Luego cubrirlo cuidadosamente
Con ramas y cortezas

Incluso el estúpido tapir
Que se hace engañar por el absurdo grotesco
De un alma travestida, que dice:
“Soy tu amiga”
Reconocerá a lo lejos una trampa
Si no se cubre cuidadosamente con follaje
El arpón puntiagudo

El día siguiente y los otros dos
Los dedicamos a recojer hierbas curativas
Y fruta que todavía crecía silvestre
En las antiguas chacras de un pueblo
Esa noche vi en sueños
La trampa dispararse:
“Al alba”

Partimos a las cuatro
Llegamos al lugar poco antes del clarear
Entonces sentimos el rumor seco y un grito
Un tapir enorme
Se lanzó sangrando contra los arbustos
Y a los pocos metros (en el abrojal)
Cayó muerto

A veces (como ves) te encontrás haciendo cosas
Que nunca hubieses imaginado
Sin embargo es la memoria
La que nos impone su historia
Con su consecuente identidad
La memoria es el engaño
Y el deseo su trampa

Te cuento esto para ayudarte a cambiar
A pensarte otra
Quisiera que cambiases tanto
Que mi memoria no te alcance y reconozca
El día tras la noche ha de ser
Se trata sólo de aprender
Y luego adivinar

No hay comentarios.: