viernes, mayo 18, 2007

Susana Thénon


Dame la libertad,

abre las puertas de mi jaula,

dame ser aire, espacio:

extraño el mar, tengo sed de su mirada,

tan alto es mi deseo

que como un techo él desciende sobre esta cárcel.


He arrojado la máscara sin saber que ella era el mundo

Y que detrás del mundo, en derredor,

otro mundo de sombra se aprestaba a atacar,

que galeotes seremos de oscuras libertades.


No hay esperanza, ya lo sé: dame entonces el engaño

De ver estas cadenas como apretadas ramas

En la paz de tu selva.


Concédeme el error, la locura, el sueño

De que soy un estambre adormecido

Sobre tu piedra, al sol.


Susana Thénon: "La morada imposible". Ed. Corregidor

Ilustración: ENGRUDO (Gustavo Piccinini)


1 comentario:

inx dijo...

Tenés razón. Son dos grandes poemas.