viernes, mayo 20, 2005

El clítoris de Amalita

.

¡Oh, rector! Supremo emblema
Mármol de Amalia que como el cólquico
De la tierra emerges, sólo estambre
Color de ojera
Tú que suprimes, dilatas y extingues
De los otros el deseo
Y encuentras tu cuna: ¡Oh, dorado niño!
En la punta avulvada de mi sexo
Que el éxtasis de tu clarín resuene en cárneas praderas
De cuyo oloroso ramo, tú la flor más excelsa
Y que las argentinas tráqueas abriéndose
Atraganten el placer jocundo
Pues nada hay más luminoso y cierto en este mundo
Que las maravillas que provocas
Con tan sólo un toque, de tu dueña
En la mollera
Como tal ensoñación de turco
De mil y una maneras renovada
Así la patria cree en su bandera
Y en el mástil que sublime la enarbola
Sobre tantas ebúrneas astas, que la pampa entrega
En la viscosidad de tus urdimbres
¡Sagrado e inmortal nenúfar!
Nácar de dioses tú segregas
Que por siempre regirán lúgubremente
El pase a la inmortalidad de esta otra Eva
Generaciones y generaciones de argentinos
Cada vez más pequeñitos
Con sólo un frágil, fragilísimo dedito y la inocencia de un eté
En el mausoleo de tu cuerpo embalsamado
Temblando rozarán el marmóreo botoncito
Alcanzarán entonces: ¡Oh, virgen del futuro milenio!
En el imperceptible contacto
La fulminante revelación del Ser ladilla
Y como Lacroze tordilla
Pero en la tropilla, de su sólo (medio) pelo

No hay comentarios.: