viernes, junio 21, 2019

El desprecio




Mi amada y admirada

Ya que aún me consideras

Un pobre loco

A ti va doblemente mi desprecio



Como una chiquilla soberbia y prepotente

Demasiado acostumbrada a los halagos

Con una hormona que se empaca

Y no resiste la menor ironía

Quisiste hacer un corte de cirujano

En mi yugular

Para verme yacer desangrado...



Deberías aprender a protegerte mejor

De mis embates

Y de las espinas pungentes de la crítica

Basta una blanda corteza de alcornoque

Como escudo

Para entrar en el monte a dar combate



Yo inyecté un alma en ti

Cuando eras apenas un proyecto... 

La línea de sombra de un ombú

Recién implantado

Esa línea, confín o frontera 

Vivirá por siempre...

Ella te contiene aún

Y te impide todo derrame fatal



Yo era entonces el liquen y las violetas

Vos, la selva de jacintos

Yo quien abría las puertas

Del mundo subterráneo...

Tú, quien lo habitaba



Pasado el tiempo del duelo

Tus ojos aún me hablan 

Porque allí reinó el amor

Y en mí, el deseo

Y cada vez que regresa

Es un maravilloso delta 

De islas aladas el que se abre

Habitadas por dioses variopintos



Ven amiga una vez más

Y recuerda

Como con sus pequeños pasos

En la fresca luz del amanecer

Entraba tenue el alba...



Tal vez un día 

Llegará a nosotros el momento 


De despertar  

Del mismo sueño irreverente

A una segunda juventud


Texto: Eduardo Magoo Nico
Imagen: Gustavo Piccinini


No hay comentarios.: