miércoles, agosto 10, 2005

Sedas

Le dijo: ¿me das una seda?
Ella bajo los ojos y le ofreció sus tetas

Seducir una mujer
Estrangular un hombre
Sedas
Esa exquisita prenda encoge un poco
Después una peste infecta los huevos europeos
Viaja por tierra
Intuye una ninfeta
Otra morocha
Sólo se miran
Posan los labios en el mismo borde de la taza

Cada vez menos por los huevos
Y más por la muchacha
Vuelve al sesgo de sus ojos
De princesa indiana
(Un amito blanco no hace un marido poderoso)
Un amor así…(parece fácil)
El elegido de los dioses
Y nada de esto dicho con énfasis
Por lo que toca a la música:
Oyendo seda

Una línea narrativa que sube y baja
Hecha como para leerse al tacto
Es temerario su exceso de elegancia
Apenas se sostiene entre los dedos
La túnica que por pudor nunca se puso
(Habrá lectores que pasan frío)
Hay momentos en que desenvolviendo su último capullo
Nido del ruiseñor
Llegan a temer que se haya sofocado
¡Tanto amor!

Temen hasta que se encuentran con su larva viva
Un dolor
Les ata Ananke su nudo
(De seda)
En la garganta
Y vuelven al punto de partida
Amor perdido buscando Amor
Posible amor
(Media vuelta, un dos, un dos
Un dos, marcha, un, dos…)

-¡Que talle tan esbelto! Dije.
-Sedas, mamòn. Sedas.

1 comentario:

inx dijo...

¿Vos leíste mi "ruta de la seda"? Está en el archivo de mi blog. Si no lo leíste, me parece que estamos ante un caso de siameses separados al nacer. Inconscientes hermanos. Y mi libro se va a llamar así, además.